Lácteos ¿buenos o malos?

Los lácteos han sido señalados como causantes de sobrepeso, obesidad y algunas molestias gastrointestinales hasta el punto en que han sido satanizados.  No obstante, podemos ver a muchas personas que aún los consumen y que no presentan estos problemas.  Entonces ¿es bueno o malo?

Por lo general, cuando causan molestias, es porque se presenta intolerancia a alguno de los componentes:

Intolerancia a la Lactosa

La lactasa es una enzima que tenemos al nacer que nos ayuda a digerir la leche (en específico la lactosa), incluida la leche materna.  Conforme vamos creciendo, esta enzima se va “acabando” debido a que los humanos dependemos de la leche para vivir sólo los primeros seis a doce meses de vida.  Por lo tanto, puede llegar un punto en que seamos intolerantes a la lactosa y cuando consumimos leche presentemos distensión abdominal, gases e incluso diarrea.

Si este es el caso, aconsejamos entonces consumir productos deslactosados o tomar pastillas de lactasa antes de comer algo que contenga leche.

Intolerancia a la Caseína

La caseína es otra proteína que contiene la leche.  Existen personas que a pesar de consumir productos deslactosados siguen presentando intolerancia y esto se debe a que tienen alergia a la caseína.  Si este es el caso, sugerimos no exponerse más a los lácteos ya que las alergias van creciendo en intensidad conforme nos exponemos al alérgeno.  Se puede consumir leche de almendra, leche de soya o leche de coco.

 

En relación al peso

El problema real de los lácteos es la grasa que contienen cuando los consumimos enteros.  Además de subirnos de peso, este tipo de grasa puede ser una causa importante de enfermedades cardiovasculares ya que aumentan el colesterol, sobretodo el colesterol malo, el cual forma tapones en las arterias.  Por esto, es importante tomar siempre lácteos descremados, desnatados o light para evitar esa grasa.

 

No olvidemos los beneficios

Sobretodo en las mujeres, ayudan a prevenir o retrasar el inicio de la descalcificación de los huesos por su alto contenido de calcio.  Además, contienen una buena cantidad de vitaminas A, B y D.  Por esta razón, si son bien tolerados, no hay que quitarlos de la dieta sino usarlos en la proporción adecuada.

 

Conclusión

  • Como cualquier alimento, no es malo consumirlo si lo hacemos en la porción y frecuencia adecuada.
  • Será mejor utilizar los productos descremados o light
  • Únicamente si presentamos alguna intolerancia, es recomendable sustituirlo por otros  que ya nos ofrece el mercado

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s