Sobre la Ansiedad

La mayoría de nosotros hemos sentido ansiedad en alguna ocasión, tal vez en forma ligera o tan fuerte que nos llega a paralizar.  Independientemente del grado, el sentimiento es el mismo.

Uno de los elementos importantes que está detrás de la ansiedad es el temor o gran miedo a algo

Algún evento, alguna situación, a no cumplir las expectativas, a perder algo, al rechazo, al dolor… Cualquier cosa que sintamos que es una amenaza para nosotros (física o psicológica).

Es cierto que existen peligros reales, como salir solos de noche en un callejón obscuro y solitario en un barrio que es conocido por su poca seguridad.  Sin embargo, en el mundo actual, la ansiedad está siendo generada por otro tipo de eventos que no necesariamente atentan con nuestra integridad vital.

Lo primero que debemos saber es que sentir ansiedad no tiene nada de malo.  Es una emoción que nos pone en alerta, independientemente de si los de alrededor piensan que es por alguna situación que lo amerita o no.  Sólo nosotros sabemos lo que nos provoca tener que enfrentarnos a algo que sentimos amenazante.

No obstante, sí es importante aprender a manejarla, ya que si le damos el suficiente espacio puede invadir todos nuestros sentidos y conductas, llegando a un punto que no nos permita funcionar adecuadamente.

Lo segundo es detectar cuál es la situación que nos está poniendo así.  En ocasiones es evidente, en otras tendremos que hacer un análisis más profundo de lo que está sucediendo a nuestro alrededor o dentro de nosotros.  Lo podemos hacer solos o podemos buscar ayuda para “desenmarañar” nuestros pensamientos y encontrar la fuente de nuestra ansiedad.

Ya que lo descubrimos, requeriremos de planes de acción: lluvia de ideas de posibles soluciones. Y lo más importante…

La situación suele ser más atemorizante en nuestra cabeza de lo que puede ser en la realidad

Así es.  Cuando sentimos ansiedad, una de las formas que tenemos para protegernos es evitar la situación que nos está causando esa angustia y entre más la evitamos, empezamos a tener más y más pensamientos de lo catastrófico que es, por lo tanto, no le permitimos a la realidad desmentir esos pensamientos.

¿Te acuerdas de una situación que hayas postergado? Si haces memoria, tal vez recuerdes cómo te sentiste mientras postergabas la tarea (flojera, ansiedad, rechazo, dificultad, nerviosismo) y la sensación que te dio cuando por fin la realizaste (descanso, “no fue tan grave”).

Pensamos que enfrentarnos a una situación que nos causa ansiedad nos va a provocar más ansiedad y al principio puede ser así.  Pero lo que normalmente pasa después es que, cuando nos armamos de valor y la enfrentamos, sucede lo contrario, la emoción disminuye y nos damos cuenta de que sí contamos con lo necesario para resolver eso que tanto miedo nos daba, es más, hasta podemos experimentar una sensación de éxito.

A veces podremos luchar solos contra esto, en otras ocasiones necesitaremos ayuda y está bien.  Lo importante es ir aprendiendo a enfrentar la situaciones angustiantes y permitirnos experimentar nuestra capacidad para superar las circunstancias.  Así podemos comparar la diferencia que existe entre cómo pensamos las cosas y como pueden ser en realidad.

¿Qué pasa si no enfrento lo que me angustia?

Como se mencionó, ésta en vez de disminuir aumenta y empezamos a presentar conductas de “escape” para calmarla como comer de más, mordernos las uñas, tomar alcohol u otra droga, agredir a personas alrededor… (conductas que paradójicamente atentan contra nosotros).  Y si crece, puede alterar nuestras actividades diarias presentando serios problemas en nuestra vida (alterar nuestra vida laboral, social, familiar y/o personal).

Y lo peor, empezamos a generar capas de angustia, como si fuera una cebolla, que más adelante tardaremos más en pelar y puede resultar más doloroso, pues tendremos que enfrentarnos a cada capa (y miedos) que se han acumulado.

Mejor aprovechemos los momentos de valor que se van presentando, para agarrar fuerza y enfrentar nuestros miedos.

Cabe mencionar que si se presenta un trastorno por ansiedad o ésta ya ha llegado a un nivel incontrolable es muy importante buscar ayuda con profesionales de la salud expertos en el tema.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s