“No tengo fuerza de voluntad”

Muchas veces tenemos el concepto de que necesitamos “fuerza de voluntad” para poder bajar de peso.  Iniciamos una dieta y tras una pequeña temporada la rompemos, dándonos por vencidos y pensando que no contamos con esa característica.

Pero pensemos: ¿acaso terminamos un proyecto (el que sea) por fuerza de voluntad o fue porque trabajamos y fuimos constantes a pesar de los obstáculos que se nos pusieron en el camino?

 

Existen varias razones por las que podemos romper una dieta y esto no significa que no poseamos fuerza de voluntad

 

Una de las principales razones es cuando presentamos hambre emocional, la cual muchas veces la llamamos “antojos”; esto significa que comemos a pesar de no tener hambre física.  Lo que desencadena el hambre emocional depende de cada persona, pues para una puede ser cuando se siente aburrida, para otra cuando ve un alimento y para alguien más cuando está muy contenta y quiere celebrar.  Por lo tanto, la solución sería trabajar en desarrollar estrategias que nos permitan enfrentar este tipo de hambre de una manera más adecuada y que no sea siempre con comida.

También influyen los hábitos.  Un hábito es una conducta que hemos repetido millones de veces, tal vez desde niños.  No es tan fácil deshacernos de ellos pero tampoco es imposible: tendremos que sustituir estas costumbres por otras y practicarlas tantas veces como sea necesario hasta que se vuelvan automáticas.

Asimismo, nos hemos encontrado con pacientes que presentan una baja en sus niveles de serotonina y/o dopamina, neurotransmisores implicados en el estado de ánimo y control de impulsos.  ¿Cómo poder controlar entonces lo que comemos si nuestros neurotransmisores están trabajando por debajo de los niveles necesarios?  Es realmente difícil, por eso se requiere de una buena evaluación para determinar si esto nos está pasando y tomar las medidas necesarias.  Corrigiendo esto, lo más probable es que podamos apegarnos mejor a una dieta.

El dormir bien (esto significa sueño reparador y suficientes horas para un buen descanso) también influye en la probabilidad de seguir un esquema alimenticio.  Nuestro cuerpo requiere de energía y la recargamos por las noches.  Cuando no dormimos bien y nos sentimos cansados, podemos buscar comida como fuente de energía.  Además, si estamos despiertos más tiempo, también tenemos más tiempo para comer.

 

No es fuerza de voluntad, es estar convencidos de lo que queremos

 

¿Recuerdas algo que hayas querido realmente y lo conseguiste?  Seguramente no sólo influyó tu fuerza de voluntad, tal vez trabajaste mucho para obtenerlo.

Lo mismo es con la pérdida de peso.  Cuando pensamos en fuerza de voluntad relacionada a una dieta, probablemente nos lleve a imaginar sentirnos limitados y aguantar esas limitaciones por mucho tiempo y sin falla alguna.  Claramente, después de varias ocasiones de sentirnos así, “explota” la energía acumulada de aguantar tanto.

El primer paso es estar convencidos de lo que queremos y no quitar nuestra vista de nuestro objetivo.  Seguramente habrá obstáculos, como en cualquier tarea importante, lo esencial es seguir a pesar de éstos hasta cumplir nuestros deseos, hasta lograr el cambio que buscamos.  ¿Nos ganó el antojo? No importa, retomemos nuestra meta.  ¿Subimos de peso una semana en vez de bajar? No pasa nada, seguramente no llegamos al peso inicial y si seguimos el tratamiento continuaremos bajando la siguiente semana.  ¿Tuvimos un atracón de comida? Busquemos qué fue lo que pasó y veamos de qué forma lo podemos hacer mejor la siguiente vez.

También es importante que no sólo nos enfoquemos en las veces que nos “ganó” el antojo.  Veamos todas las veces que hemos ganado batallas, que hemos bajado gramos o kilos, que hemos avanzado.  Los deslices sólo son un retraso temporal, pero no definitivo.

Recuerda:

Cuando realmente queremos algo, trabajamos sin parar para conseguirlo a pesar de fallar ocasionalmente: esa es la verdadera fuerza de voluntad

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s