¿Por qué debemos consumir sal?

Leíste bien.  Todos necesitamos consumir cierta cantidad de sodio al día, es por esto que no es necesario que eliminemos la sal totalmente de nuestras vidas.  Pero ¿para qué nos sirve?

El sodio es un elemento químico que ayuda a:

  • Transmitir impulsos nerviosos
  • Mantener niveles adecuados de agua en sangre
  • Ayudar a la contracción muscular
  • Mantener el pH de la sangre
  • Absorver nutrientes

Entonces ¿por qué nos dicen que dejemos de consumir sal?

La mayor fuente de sodio es el cloruro de sodio, es decir, la sal común.  Sin embargo, todos los alimentos contienen sodio en forma natural, siendo más predominante en alimentos de origen animal que vegetal.  Aproximadamente 3 gramos de sodio están contenidos en los alimentos que consumimos diariamente (sin añadirles sal).  Algunos productos procesados, congelados, enlatados, así como la leche, col, apio, embutidos, quesos, sopas y verduras enlatadas, soya, bebidas gaseosas, contienen una alta concentración de sodio.

El requerimiento recomendado en la actualidad por la Organización Mundial de la Salud para una persona sana (OMS) es de 2 gr. al día (lo que equivale a 5 gr. de sal) y para las personas que están enfermas de los riñones, corazón diabéticas, cirrosis, el consumo recomendado es de 500 mg/día.   La mayoría de las personas llegamos a consumir más de esta recomendación de forma oculta en los alimentos; es por esta razón que se han realizado campañas que nos piden disminuir su consumo.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo?

Cuando comemos sal, ésta se absorbe en el intestino delgado y es llevada hacia los riñones en donde existen unos túbulos que regresan una parte a nuestra sangre acompañada de agua, esto ayuda a que mantengamos niveles adecuados de hidratación.  Al rededor del 90-95% de la pérdida de sodio es a través de la orina y el resto a través de las heces y el sudor.

Cuando los niveles de sodio en sangre aumentan, los receptores de sed se estimulan y buscamos tomar agua; cuando los niveles bajan, la excreción de sodio a través de la orina disminuye.

La pérdida relativa de agua puede causar que las concentraciones de sodio en  nuestra sangre lleguen a ser más altas de lo normal, lo que se manifiesta como sed importante, por ejemplo, en personas severamente deshidratadas, las personas que son rescatadas del océano o en situaciones de supervivencia en desiertos e incluso en personas que han presentado vómito en exceso o diarreas severas.

Otras de las funciones que realiza este químico es actuar en los músculos, ayudando al movimiento de nuestro cuerpo y en las neuronas, permitiendo llevar a cabo impulsos nerviosos.  Gracias a ello pueden entrar en acción medicamentos que alivian la depresión o convulsiones.

Conclusión

Es importante no dejar por completo de consumir sal ya que los niveles bajos en sangre son peligrosos para el cerebro pudiendo provocar desde confusión y somnolencia hasta convulsiones y coma.  Por esto, es importante mantener cantidades adecuadas de ingesta de sodio, así como su equilibrio en sangre.

Recuerda: nada es dañino mientras sepamos consumirlo en la cantidad y frecuencia adecuada.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s